- ¿Qué te pasa?
- ME FALTAS TÚ.
- Estoy aquí, esperandote, como la flor a la abeja, como la nieve al sol que la derrita, como la ropa a la modelo y la diseñadora su desfile.

16 de abril de 2011

1 de 100.

Querido;
no voy a llenar líneas diciendo que te hecho de menos o que fuiste lo mejor para mí, porque no, no es cierto. Lo nuestro fue llenar una maleta de bonitos vestidos y fotos nuestras. Conocimos nuevos sitios, nuevas gentes, nuevos sentimientos. Pudimos llorar ante Notre Dame, nos quedamos embobados ante el Coliseo, nos reimos por South Kengsinton en Londres, gritamos que nos queriamos ante la Estatua de la Libertad en Nueva York, pasamos frio en las noches de invierno de los fiordos Noruegos, surfeamos entre las olas Australianas, nos reimos con los argentinos y nos mojamos en Japón. Tuve las mejores capitales contigo, fuiste mi primer viaje, mi primer aeropuerto, mi primer pasaporte, mi primer avión, mi primera pista de despeje y cuando llegamos a la pista de aterrizaje me dijiste que te diera un beso. Tuve que prometerte que no lloraría más, me abrazaste y me dijiste que en cuanto llegases me llamarías. Me dijiste que me tumbara otra vez y que me dormiría. Y cuando desperté, París quedaba lejos, casi más que Australia. Todos estos lugares son invenciones, pero cada uno de ellos me recuerda cada uno de nuestros recuerdos al fin y al cabo también nos recuerdo en Roma, sentados en la Piazza de España mientras caomiamos un gelati y me decías: ``El amor nunca muere si hay algo que nos lo recuerde´´.
Hoy creo que me llevaste de viaje porque querías hacer historia conmigo, y creo que así fué y la mitad de la culpa la tiene el candado del Ponte Vechio.




The call forever.



2 comentarios:

Alba Enríquez. dijo...

Que nadie me quite el placer de ser la primera en comentarte.
Un blog más que genial :)

F. dijo...

He leído todas las entradas y esta es mi debilidad, en serio. Es preciosa (las demás también eh) sigue así :)